El domingo 22 de Octubre fui electo Diputado Nacional.
La campaña fue larga y compleja, pero me fui a dormir tranquilo la noche anterior a la votación. En la campaña pude plantear propuestas, mostrar mi mirada crítica al Gobierno y, también, mis ideas acerca del camino que debe encarar nuestro país.
El sábado a la noche antes de la votación me fuí a dormir tranquilo, también, porque evité las chicanas, los golpes fáciles y los insultos. Me concentré en plantear (creo yo de manera firme) mis propuestas, mis ideas y la mirada que tengo sobre el futuro del país.
A partir del 10 de diciembre empieza una nueva etapa para mí, ya instalado en el Congreso como Diputado Nacional. Mi compromiso va a ser el mismo: siempre por el lado de las propuestas, las ideas, la mirada crítica y esperanzada del que quiere que las cosas vayan bien en Argentina.
En los próximos días les voy a ir contando sobre los Proyectos de Ley que vamos a ir presentando. Hoy sólo quería reafirmar mi compromiso de que todo lo que haga de aquí en más, lo voy a hacer desde el respeto, desde mi mirada ideológica y desde la sana intención de que nuestro país de lugar, en serio y de verdad, a todos.